Ella


Siempre está ahí, concienciada; lista, preparada para afrontar lo que haga falta. No siente miedo por las cosas que a otros aterran.

Su mente está siempre alerta y su corazón en un puño. Su sufrimiento interior es directamente proporcional a la fuerza que aparenta por fuera, pero no lo deja ver, lo esconde en lo más profundo de su ser y sigue hacia delante, con paso firme y la cabeza bien alta.

Tiene la mirada de una leona, a la defensa de sus crías, y el coraje suficiente para saltar sobre tí y defender aquello en lo que cree.

Es débil, se siente débil. Está asustada.
Pero nunca permitirá que alguien lo vea.

Dice que es mala; que todo le da igual; tiene mil armas cargadas que nunca utiliza; te apunta y a veces dispara; pero falla a posta; porque en el fondo sabe y comprende que el daño que haga, lo estará padeciendo ella misma en el fondo de su alma.

Comentarios

Juan Arellano ha dicho que…
Hey! un blog de relatos.. que bien. Estaré leyendo un rato. Saludos.
Mar ha dicho que…
¡Muy buenos tus relatos! Me encantaron. Te enlacé también a mi blog para no perderte. Saludos.
Oscar García ha dicho que…
Gracias a ambos. Es todo un honor.
Llevo ya tiempo con el blog pero ahora estoy intentando darle un empujoncito.
Saludos
Calíope ha dicho que…
Gracias por tu visita. De ella, de ella no tengo que decir nada, toda mujer es una ella, una contradicción donde la fortaleza y la debilidad se conjugan...al final, todos tnemos un alter ego.
Jenny ha dicho que…
Creo que muchas mujeres nos vamos a sentir identificada con ella. es precioso el relato.

un saludo.

Más leídas

Ojos tristes

De recuerdos hundidos

Completar el ciclo