Entradas

Mostrando entradas de diciembre, 2015

Cinco

Llevo cinco años buscando palabras que fuesen medianamente adecuadas, y a día de hoy tengo la certeza de que no sólo siguen perdidas en algún rincón remoto, sino que nunca las encontraré, porque lo que quiero expresar es demasiado extraordinario para hacerlo de cualquier forma posible. Por eso me esfuerzo.

Me esfuerzo cada día en tratar de maquillar esta falta de inspiración, y que no te des cuenta de que mis limitaciones me hacen pequeño a tu lado. Pero cualquier cosa queda pequeña a tu lado. Hace cinco años era sábado, un sábado que podría haber sido como cualquier otro, un día cualquiera entre trescientos sesenta y cinco, entre los dosmil diez años pasados, tal día como aquel cogiste las manecillas de mi vida y las pusiste a cero, un veinticinco de diciembre, y yo aún no lo sabía.

Yo escribía, como terapia para tratar una incontinencia verbal patológica y la modesta ambición de dejar la tenue huella de mi existencia entre ceros y unos, frente a la pantalla de un ordenador obsoleto, en…