Entradas

Mostrando entradas de mayo, 2010

Juicios velados

Cuando Daniel decidió decorar aquella pared con gotelé a base de salpicaduras de sangre y sesos pudo por fin liberarse de su pesada carga.
Ese día recordó con amargura otros tiempos en los que la vida transcurría con normalidad, y echó de menos la bendita ignorancia humana.
Nunca supo exactamente en qué momento comenzó a torcerse todo, pero sí tenía muy presentes las razones por las que cada minuto de su existencia se había convertido en un infierno.

Una habilidad especial no siempre resulta beneficiosa o grata, aunque al principio pueda parecer que sí; y Daniel lo comprobó día a día con la desesperación de quien se sabe culpable, que no responsable, de un crimen que atentaba constantemente contra su conciencia y su autoestima.

Aún no había llegado a la treintena, y como suelen decir los viejos: tenía toda la vida por delante; qué barbaridad! no somos nada. Pero nadie sabía de sus tribulaciones salvo él, y nada le esperaba en el futuro, salvo una constante aflicción.

Un día cualquiera, alg…

Juventud eterna

En ocasiones ocurre que se empieza a echar algo de menos nada más verlo marchar, y corres detrás intentando volver a alcanzarlo. Volver a abrazar aquello que un dia tuviste.
Pero a veces no comprendemos que hay luchas perdidas de antemano; que hay cosas que no se escapan, simplemente van delante.

Marta brilló durante muchos años con un destello que envolvía todo a su alrededor, haciendo que los rumbos se perdiesen en cada uno de los puntos que conformaban su belleza, refulgente y atronadora.

Los ecos de sus pasos resonaban alrededor como un señuelo que despertaba el deseo de todas las miradas dirigidas irremisiblemente hacia su piel, y por un momento se evadían de una realidad demasiado mundana para acoger tal esplendor.

Bonita, con una gracia especial, la sencillez de su rostro hacía de ella algo único, algo aparentemente imperecedero. Quien se detenía a mirarla se extraviaba en las descripciones porque no había una nota más alta que otra; nada que destacar sin verse obligado enfatizar e…