Luna sobre el asfalto (parte III)

Antes de continuar, te recomiendo leer la primera y segunda parte, no te arrepentirás. Si ya la leíste, adelante...









Se querían, se profesaban un cariño rayano en devoción. No eran sólo una pareja más, se decían, eran 'la pareja'. A pesar del tiempo juntos su amor no se había desgastado; no hacían planes, solamente vivir y quererse.
Pero Sandra no quería vivir; no así.

La vida se le escapó del alma al tiempo que había perdido la voz de su Elías; las lágrimas derramadas por sus ojos eran un ínfimo escaparate de sus sentimientos, eran la punta de un iceberg de pena infinito; deseaba dormirse, cerrar los ojos y no volver a abrirlos; no sin él.

No quería soltar el teléfono; se negaba a colgar porque la esperanza es la última en abandonar el barco; pero a pesar de su insistencia lo único que podía escuchar era una cruel melodía de fondo burlándose de la suerte que les había deparado el traicionero destino: Don´t Cry de 'Guns & Roses'.

-Elías, por favor, ¡háblame! díme algo, por favor, no me dejes sola...
no puedes hacerme esto... no puedes.

No había lágrimas en el mundo para expresar lo que sentía; sollozaba y gritaba en un intento por hacerle despertar y volver a oír la voz que tanto echaba de menos.

-Por favor, por favor, despierta, díme algo... amor mío, eres muy fuerte, eres el chico más fuerte del mundo, ¡Elías!, no te rindas... ¡no te rindas!

La suave y fría brisa acariciaba el rostro de Elías mientras una lágrima se deslizaba recorriendo cada poro de un rostro golpeado por la mala suerte de estar donde no debía, en un momento inoportuno.

Su brazo aún permanecía en la misma postura; el auricular seguía posado sobre su oído, testigo del despiadado devenir, emitiendo la voz atormentada de Sandra hacia una consciencia moribunda, paralizada e impotente que escuchaba sin poder reaccionar; sin poder hablar y expresar que su mente aún seguía luchando, pero su cuerpo se estaba quedando sin fuerzas y cedía inexorablemente.

Elías era la cara misma de la angustia; callado, escuchando, llorando el desconsuelo de Sandra que al otro lado de la línea pedía a Dios clemencia. El corazón de ambos latía al son de una despiadada entonación que marcaba los pasos hacia un final inmerecido: los últimos latidos de él, las últimas esperanzas de ella.

Y todo se apagó.

Un macabro silencio se apoderó de aquel paraje sombrío, cuya belleza quedaría grabada en las retinas de ese momento aciago, congelada por el frío viento y la llegada de un fantasma con guadaña.

Y sucedió que el gris plateado de la carretera se tornó en tonalidades ambarinas que acudían para prestar un último soplo de vida a ese cuerpo tendido y rendido a su destino.
La clemencia había sido concedida en forma de ambulancia; llegaba la caballería y una nueva esperanza surgió para expulsar a la muerte que ya se batía en retirada.
Elías respiró, recibió calor y vida; su mente despertó dirigiendo la mirada hacia una Sandra ausente y abatida; y cuando por fin su cuerpo fue capaz de reaccionar dijo: Decidle a Sandra que la quiero, decidle a Sandra que estoy vivo.

Comentarios

Oscar García ha dicho que…
He sido incapaz de matarle...
Gracias por leer las anteriores partes, y gracias por vuestros comentarios, entre tod@s habéis hecho vivir a Elías.
Saludos
despe ha dicho que…
de nada , ha sido una historia tan profunda y embriagante que te sacude con todas sus emociones por que de una u otra manera las hemos vivido y somos capaz de volverlas a reproducir nos identificamos sin duda con los personajes , al finalizar de leerlo he pensado de nuevo que el amor hace cosas tan maravillosas y nos da las fuerzas para seguir en este vaiven de la vida preciosa historia te felicito un beso y que pases buenos dias despe.
Ana ha dicho que…
Al final me has puesto los vellos de punta...Y casi he llorado.
Me ha encantado...Sigue escribiendo historias que emocionen.
Muchos besos.
el piano huérfano ha dicho que…
he leido todo y ahora me cuesta comentar, estoy ...no se ...es cierto que escribes con la sangre de tu alma y yo lo recibo con mi sangre en le corazón.

Te felicito por este arte, talento que tienes, y repito estoy emocionada de la historia

¿cuando la proxima?
el piano huérfano ha dicho que…
He imprimido todo la historia
esta noche voy a leerla otra vez
Oscar García ha dicho que…
Despe, creo que todos tenemos ese miedo, y todos podemos identificarnos con él de alguna manera.
Ana, gracias por tu paciencia, me gusta escribir este tipo de historias.
"el piano", no sé qué decir, estoy abrumado, me alegro de que te haya gustado tanto.
Un besazo
Belén ha dicho que…
Menos mal que no lo has matado... porque no lo hubiera resistido!

Besicos
Reina ha dicho que…
GENIAL ÓSCAR; AL FINAL TE HAN PODIDO LAS PETICIONES DE CLEMENCIA, AUNQUE TAMBIÉN LO HAS MATADO, MANTENIENDO LA TENSIÓN HASTA EL ÚLTIMO HILO DE ESPERANZA.
GRACIAS A TÍ; UN PLACER.

UN BESO
María ha dicho que…
Menos mal que has sido incapaz... Yo me siento un poco como "El piano huérfano". Ahora no sé que decir, más que sigas escribiendo :D

Besos
María ha dicho que…
Por cierto, Óscar, quería hacerme seguidora de tu blog... ¿no tienes puesta la aplicación?
Yurena Guillén ha dicho que…
Lo cierto es que yo imaginaba un final trágico. Veo que me he equivocado. Has indultado al pobre Elías. Me encanta como comenzaste la primera parte cuando describes la noche, el silencio, la quietud y cómo acaba esta tercera parte cuando vuelve a sucederse el silencio que se quiebra con las luces de la ambulancia. Enhorabuena por tu relato. Un abrazo
Oscar García ha dicho que…
Belén, Reina, realmente he sido incapaz, aunque quizás la historia lo pedía, pero creo que he logrado un punto intermedio. Gracias.
María, encantado de que te guste mi blog, no tengo la aplicación porque se queda descuadrada y no me gusta, pero puedes hacerte seguidora desde el escritorio en el panel de tu blog, en la pestaña "blogs que sigo", pinchas en añadir y pones mi dirección http://ciudadcolmena.blogspot.com
Besos
Esteban ha dicho que…
Joer como me gustan los finales felices!
Me has acongojado durante un rato pero luego he respirato tranquilo.
Muy intersante la historia y tub blog.
Un abrazo,
Esteban
Beatriz Fernández ha dicho que…
Buff me ha encantado el relato entero. Precioso...
Touchè ha dicho que…
Cabrón!!. Me engañaste!!.
Arrgggggggg... te mato.
:@

Chapeau!!, mon amí. Sigue así.

Pdta.: Puedo sugerir algo de sexo, para la próxima?? JAJAJA

Saludos;
RaKeL ha dicho que…
q bonitooo...un final feliz nunca viene mal de vez en cuando...ha sido emocionante seguir esta historia tan bonita...me uno al resto en decirte q esperamos con ganas la proxima entrega jajajaja...seguiremos en contacto..besitos
Oscar García ha dicho que…
Yurena, es la quietud que antecede a la tempestad!
Esteban, a veces los finales trágicos son más interesantes, aunque este caso no es uno de ellos :p
Touché, de eso se trataba jaja. A ver si me viene la inspiración libidinosa y escribo uno sobre sexo ;)

Saludos
Marinel ha dicho que…
No esperaba menos de ti...¡ay de ti si lo matas!
Aunque he de reconocer que antes de leer el ultimísimo final, me había parecido que sí lo habías hecho...¡aynssss, qué pená sentía ya!
En fin has hecho un final feliz muy digno, muy bien escrito.Me has mantenido alerta todo el tiempo y unas lagrimillas estan preparadas para salir.Ufff, menos mal que triunfa el amor y la vida, que es lo que más me gusta.
Creo que no hemos sido muy just@s y te hemos puesto contra la pared al decidir el final.
¡Me encanta!
Besos, escritor.
loose ha dicho que…
Me tendré que poner al día con la historia...

Besitos desde la brisa...también del sur, por supuesto.
AriaDna ha dicho que…
que bonito y que triste al final pensé que había muerto, menos mal que no, cuando escribimos somos los dueños de los personajes

un beso
lorena ha dicho que…
gracias por no matarle...no sé que decir...me has hecho sonreír :)



sí, de vez en cuando va bien que nos mientan, lo malo es cuando te das el batacazo con la realidad...
Marcela ha dicho que…
Que alivio...
Lo bueno de los finales felices, es que suceden...
Un beso.
María ha dicho que…
Voy a pasar páginas de tu blog porque veo que está genial, gracias por dejar tu huella en el mío.

Saludos.
Rosa ha dicho que…
bueno, pues yo no es por llevar la contraria pero a mi me hubiese gustado que ese final no hubiese sido el solicitado por l@s lectores-as, ya sabes estamos demasiado apegados a los finales felices y siempre los vamos a demandar, sino el que su autor, tu, hubiese deseado, deseabas que viviese Elias???
un beso.
Lucina ha dicho que…
Un final hermoso, como la historia misma.
Un beso Oscar
Jezabel ha dicho que…
Uf, gracias. ( cagón, te ha temblado el pulso) Besazo!
Oscar García ha dicho que…
Mis historias se escriben solas... cuando comencé con esta, la única imagen que tenía en mente era un accidente de tráfico, el resto fluyó, se iba escribiendo conforme la trama lo pedía. Y si os soy sincero, hasta 5 minutos antes de que acabase de escribirla, ni yo mismo sabía lo que iba a ocurrir, fue una incógnita hasta que "llegó".
De todas formas, he de admitir que quizás ese empujoncito que faltaba me lo disteis con los comentarios, porque al fin y al cabo, los lectores son parte de un blog.
Aún así creo que aunque nadie me hubiese sugerido que no lo matase, igualmente hubiese sido incapaz, porque el propio relato pedía que fuese así.

Un Abrazo.
María ha dicho que…
Ok Óscar!! así lo haré :) te añado a los "Espacios para evadirse" de mi blog y así te tengo más controlado jejeje...

Besos!!
Perdida ha dicho que…
Sin palabras...precioso!
impresion de remeras ha dicho que…
wow que hermoso!!! un verdaderoa amor no lo puede separar la muerte ni nada hermoso final!
Adnama ha dicho que…
Muy emocionante todo (ya pasé antes por la una y la dos)....me encanta.
Muchso besos
lorena ha dicho que…
:S es que cuando me propongo leerlo siempre me mandan en la uni leer grandes libros en tiempo récord y no tengo tiempooo xd lo leeré lo leeré :)
Mixha ha dicho que…
Hermosa historia Oscar, valio la pena las entregas en partes, y si esta mejor vivo... trágico y bien trazada, un beso
hawkeye ha dicho que…
preciosa historia de amor... poco más que añadir... un saludo
Esther ha dicho que…
¡¡ains menos mal vive!! a mi me has dado una alegría eh porque esa historia de amor no podía acabar asi.. besos
Julio ha dicho que…
Hola! Me gusta cómo escribes.

A propósito del concurso de 1 año 1 post, te conocí. Dirijo poesiamas.net, que es una revista de narrativa y poesía. Si te apetece algún día publicar allí -creo que te gustará- estás invitado. Tan solo te registras y publicas, es muy sencillo.

Y enhorabuena por el blog, los relatos atrapan.

Un saludo,
Julio.
THEbatzuk ha dicho que…
Ya tenía buen rato sin pasarme por acá y ahora me encuentro con este relato, está excelente, y por cierto me quedo con el final del sillón jaja.
Oscar García ha dicho que…
María, encantado de formar parte de tus espacios para evadirse.

Perdida, Gracias!!!

Impresiones, el amor es algo tan fuerte que pocas cosas pueden con él.

Adnama, gracias a ti también!!

Mixha, lo bueno de las historias en varias partes es la intriga :P

Julio, gracias por la invitación, es todo un honor. A ver si saco algo de tiempo y participo.

THEbatzuk, tienes las puertas de esta ciudad abiertas para cuando quieras visitarla.

Saludos

Más leídas

Ojos tristes

De recuerdos hundidos

Completar el ciclo