Conversaciones en un vagón vacío

La estación estaba vacía. Irónicamente, la envolvente quietud, inquietaba.
Tranquilamente me dirigí caminando a la espera de que llegase el tren, distraído y abstraído por el silencio reinante, solamente enturbiado por el leve sonido de mis pisadas.
No recuerdo de donde venía, pero sí que era muy tarde; cuando la mayoría de las mentes se encuentran bajo el cobijo de Morfeo.
El estruendo provocado por aquel gusano de metal emergiendo entre la oscuridad me hizo volver a la realidad; abrí una puerta y subí al vagón, completamente vacío y siniestro, sentándome para volver a deslizarme hasta las profundidades de mi mente; sin embargo algo me llamó la atención, giré la cabeza y junto a mí estaba ella, mirándome sonriente, divertida ante mi cara de sorpresa.
No la ví subir; de hecho no subió, era imposible que no me hubiese percatado de ello en aquella reinante calma. Pero ahí estaba, con su mirada fija en mis ojos y entonces tuve la certeza de que me encontraba en algún lugar cálido, suave, dulce, eterno...
-Hola Oscar.

La situación se volvía cada vez más extraña; ella sabía mi nombre y yo no la había visto jamás; sin embargo lo recuerdo todo, excepto a ella misma; sé que al mirar su rostro podía experimentar lo que imagino que debe sentir un yonki cuando recibe su dosis de caballo; o que al escuchar su voz todos mis sentidos actuaban movidos como por instinto.

Me habló, haciéndome caer hipnotizado; me dijo que no hacía falta preguntar por qué razón sabía mi nombre; simplemente lo sabía; que comprendía mi incertidumbre y adivinando mis pensamientos terminó explicándome que a ella la llamaban de una forma u otra en según qué lugar.
Finalmente, y aunque parecía saber lo que iba a preguntar, me dejó hacer, sabiendo quizás el gran impacto que tendría su respuesta:

-¿Y cual es el que corresponde aquí?

-Aquí... los que creen en mí me llaman Dios.

Automáticamente pensé que se refería a algo físico, sin duda por su aspecto.
De nuevo, adelantándose a mi pregunta, contestó con otra:
-¿De verdad crees que necesito utilizar esa chorrada para seducir a alguien?

Me considero un chico atractivo, así que, efectivamente y a pesar de que a ella no se la podía definir de esa forma, sino más bien alguien con una majestuosidad y belleza indescriptible, yo había pensado que quería algo conmigo, pobre iluso.
Su mirada me derrumbaba hasta tal punto que no cabía en mi mente el más mínimo resquicio de duda sobre cualquier cosa que me hubiese dicho.
Pero la condición humana es así; y a medio camino entre seguir con esa broma y tratar de averiguar quién era, volví a preguntar:
-Es ridículo que Dios, algo en lo que no tengo claro si creo, se me aparezca a estas horas ¡En un vagón de metro! Es de locos. ¿Por qué? ¿Con qué fin?
-Tu duda es perfectamente lógica. Para eso os doté de inteligencia.

Estuve a punto de soltar una carcajada, pero algo me lo impidió.
Dicho eso puso su mano sobre la mía y todo cuanto había alrededor desapareció; una tenue luz iluminó su rostro y el mío; e inmediatamente recordé la escena final de 'La historia interminable'.
«Está claro: sueño o cogorza monumental»

-¿Te das cuenta de que una persona normal no podría hacerte experimentar esto? Ahora, entre tu y yo no existe lo que vosotros llamáis tiempo o espacio, y que realmente no son más que percepciones de vuestra limitada mente; podríamos permanecer aquí mirándonos y cuando te hiciese volver a tu realidad, la que yo he creado para vosotros, todos los que en tu tiempo te rodean habrían desaparecido, no conocerías a las nuevas gentes que poblarían la tierra, y por tu cuerpo no habría pasado el efecto de la oxidación provocada por el transcurrir de eso que llamáis años; puedes, si quieres, intentar tocarme y tu mano no avanzaría absolutamente nada, porque lo que hay aquí son las imágenes que tu mente guarda de tí y de mí.

Cuando terminó su explicación, volvíamos a estar en el vagón vacío del metro que seguía su camino, sin detenerse, a través de eso que llamamos espacio.
Ya no me tocaba, pero su mirada estaba aún puesta sobre mí como una lanza atravesándome y yo seguía descolocado y aturdido, dando vueltas sobre aquello que me estaba sucediendo.

-Tranquilo, es normal que te cueste asumir algo tan importante; vuestro cerebro de naturaleza dubitativa os hace cuestionar cada cosa que os sucede. Vuestra sociedad ha llegado hasta un punto en el que ya no existe eso que llamáis fe; necesitáis ver e incluso palpar para aceptar.

De nuevo, sus palabras se adelantaban a toda posible pregunta, sabía de antemano lo que pensaba.

-Las preguntas se acumulan en tu cerebro apresuradamente, pero tranquilo, responderé a aquellas que seas capaz de comprender. La primera y más lógica: por qué no pongo directamente las respuestas en tu mente; lo haré, pero de una forma familiar para tí, es decir, hablándote, así que dejaré que me las formules en el orden que consideres oportuno. Adelante.

Su tono familiar inspiraba en mí una confianza y una tranquilidad absoluta. Pero en mi mente estaba la certidumbre de que me encontraba en un estado provocado por ella misma, sin duda fruto de un sueño, o algo peor.

-Está bien, como ya sabrás, la primera pregunta es por qué estás aquí, y bajo esa apariencia.

-El 'aquí' no importa, recuerda que es tu mera percepción del espacio, en cuanto a mi apariencia, simplemente porque es la imagen que echas de menos.

-¿Cómo voy a echar de menos a alguien que nunca he visto?

-No es la imagen en sí lo que extrañas, sino lo que representa para tí: calidez, ternura, la seguridad que te produce; la tranquilidad, pero sobre todo, el amor. No echas de menos el aspecto bajo el cual estoy frente a tí, más bien los sentimientos que evoca esta imagen en tu alma.
Echas de menos amar.

Lo siguiente que noté fue un profundo sentimiento de inseguridad; había desnudado mi alma y me la había servido en un plato.

-Vuestro desconocimiento de la existencia es tal que os asusta cualquier cosa que no tuvieseis previsa. Os desconcierta lo inesperado, por eso necesitáis tenerlo todo bien atado, por eso la humanidad está perdiendo toda esperanza.

-Vale, suponiendo que todo esto sea cierto, que seas Dios, que realmente existas. ¿Por qué no te manifiestas ante el mundo entero? ¿Por qué hacer dudar y sufrir a la gente?

-¿Crees que si supiesen con certeza que Dios existe se acabaría su sufrimiento? Los que ya son creyentes, se suicidarían en masa para estar con Dios; igual ocurriría con los escépticos, como tú; otros tantos aprovecharían su existencia para disfrutar al máximo sin importar el daño que pudiesen infringir a los demás a costa de conseguirlo, porque su vida les daría igual sabiendo que no todo acaba ahí; comenzarían nuevas cruzadas entre religiones para hacerse con lo que ellos llamarían 'verdad absoluta'. En poco tiempo el mundo, cuya finalidad última es purgar, acabaría destruído.

-¿Purgar?

-No es aleatorio el hecho de que alguien muera. Simplemente, ha cumplido su tiempo. Para que lo entiendas mejor, su penitencia. En tu limitada percepción del mundo, podríamos considerarlo como el infierno de otros mundos; aunque seguiría siendo una definición demasiado alejada. Pero es todo lo que podrías llegar a comprender. Por esa misma razón, jamás podrías llegar a entender ciertas cosas que ocurren, y que vosotros llamáis injusticias.

-Pues me niego a creerlo.

-Para eso os doté de inteligencia. Eres libre de creer o no. De hecho, mañana creerás que todo ha sido producto de tu imaginación. Estoy aquí ante tí porque hay ciertas personas que necesitan una pequeña ayuda, un empujoncito, para que me entiendas. Tu vida seguirá igual porque así debe ser, pero tu mente habrá experimentado un cambio. El azar existe, no todo está escrito. Esta es una historia que voy plasmando en un inmenso 'papel' al que llamáis universo, cuyo final está por llegar; ¿recuerdas el capítulo de Futurama en el que Bender encontraba a Dios? Él mismo decía, refiriéndose a su obra: 'si haces bien las cosas, la gente no está segura de que hayas intervenido'. Recuérdalo.
Y no te confundas, no eres ningún elegido, así que no cojas un bastón y empieces a predicar mi palabra, porque mi palabra se escribe con el devenir de las circunstancias; o de lo contrario acabarás como un pobre chico con el que estuve hablando hace unos dos mil años.
Y por el momento es todo, aunque siguen acumulándose las preguntas en tu limitada cabeza. Pero lo que venía a hacer, está hecho, aunque pienses lo contrario.
Quizás en un futuro me tome un café contigo
.

Comentarios

Oscar García ha dicho que…
Hoy toca una rayada jaja.
Pero me gusta

Feliz Navidad
Besos, abrazos, y todo eso que ya sabeis.
la chica maravilla ha dicho que…
Hola!
Será una rayada pero a mí me ha encantado sobre todo me quedo con una frase: "Echas de menos amar."
Ay, ahí andamos much@s! :P Por eso yo estoy decidida a volverlo hacer, sí así como lo oyes "decisión" porque creo que el amor es una decisión.
Oye, gracias por pasarte por mi blog y tus palabras.
Que pases unas buenas fiestas y que el año 2009 te venga llenito de cosas buenas y de todo aquello que necesites para seguir aprendiendo!
Un abrazo, Caro
P.D. Y con tu permiso, cuando me dedique a renovar el blog (vamos, cuando me funcione la conexión en el portátil) añadiré tu blog a mi lista de blog, ea! ;)
Rosa ha dicho que…
me ha gustado mucho esa racionalidad que le otorgas a la divinidad, entre otras cosas porque lo divino y lo racional no suelen andar juntos muy a menudo, y menos en cuestiones religiosas en las que todo, absolutamente todo se asienta únicamente en la fé ciega.
un besito y gracias por tu "rayadura"
lorena ha dicho que…
voy retrasada en tu blog y es que no tengo tiempo de nada!!! si tuviera un iphone con internet para el trabajo...mañana me pondré al día. Ahora solo quería desearte una buena noche buena, aunque sea navidad y no nos gusta la navidad :).

lorena
Esther ha dicho que…
A mi me ha encantado esa forma de meterte en el papel de dios y hombre a la vez intentando dialogar uno con otro..Yo por ejemplo estoy entre ese grupo de personas escépticas que nombra el dios las que necesitan ver,tocar para creer.. pero me ha encantado el relato.

pasalo bien esta noche en familia. besitos
L . ha dicho que…
La verdad, aunque lo hayas transformado en un relato, has escrito sobre un tema interesante del cual se podría formar un gran debate.
"Dios" dice que nos da miedo lo que no podemos controlar, o ver, y por eso la fe se está perdiendo. Yo digo: ¿Realmente es inteligente y lógico creer en algo que nadie sabe si existe? Yo sinceramente creo que es más productivo pensar en lo que podemos solucionar o en lo que conocemos para cambiarlo o mejorarlo, creer en que algún ser superior puede ayudarnos si se lo pedimos sin saber si ciertamente es así, lo considero una pérdida de tiempo. Claro que todo es cuestión de puntos de vista y , por supuesto, todos son respetables. Tu texto abarca los dos. El de "Dios" y el tuyo, que es el que muchos pensamos.
Me ha gustado tu texto, es original.

Un beso.
Ana ha dicho que…
Me ha encantado la mención del capítulo de Futurama. Después de todo, Dios también tiene su parte humana jeje.
Felices fiestas. Un beso.
sibok666 ha dicho que…
bien muy buen blog m gusto haber si t das una vuelta por mi pagina www.cdk666.tk
Ana ha dicho que…
Pues que rayada más bien escrita...Me ha gustado mucho.
Muchos besos.
Marco Crupi ha dicho que…
Hello I really like your blog, I would like a link exchange with you, I insert your blog to my favorite blogs ;)

the address of my blog is: http://marcocrupifoto.blogspot.com/
María ha dicho que…
Jaja, un poco rayada sí... pero es curiosa ;) Me recuerda un poco a "Dios vuelve en una Harley" de Joan Brady, lo has leído?

Besos

PD: últimamente no tengo tiempo de entrar en los blogs y me he autoimpuesto una época de poco internet, así que perdona si no te he comentado tanto como quisiera :)
Jarillo ha dicho que…
Interesante(en serio); via libre.

Saludos de un Maquinista de Trenes( y constructor de paisajes),...desde el Sur...
Yurena Guillén ha dicho que…
Me ha gustado tu rallada. Me quedo con la sensación de echar de menos el amar. Es una sensación brutal. Genial. Un abrazo.
Jezabel ha dicho que…
Me gusta el cuento, aunque no ese dios tan cristiano, por lo de la penitencia y tal. Que pena que no le aclarase al chico del tren si los ángeles tienen sexo o no. Bss
Jarillo ha dicho que…
"Jezabel" Soy Maquinista de trenes( en serio) y te puedo asegurar que...los angeles si tienen sexo...y vaya que si tienen...¿No has visto la pelicula de los Angeles de Charley?
loose ha dicho que…
Una "rayada" muy bien planteada...
Pero desde mi punto de vista pienso que lo que tuviste en aquel vagón fue una conversación contigo mismo.
Nadie nos acostumbramos a vivir con esa incertidumbre que nos acompaña a lo largo del camino. Así que cuando necesitamos una poquita de luz...

Un beso y felices fiestas, niño.
amar siempre se tiene que echar de menos..
Besos y feliz navidad.
LOBITO ha dicho que…
Interesante relato rayado... a saber si es de rayarse o no? En fin. Al menos es hermoso y hace pensar en cosas distintas...

Besos de viernes.
ferias americanas ha dicho que…
un hermosa historia para todos los que estan perdiendo un poco eso de creer en dios, quizas sirva ese empujon! saluditos.
Jarillo ha dicho que…
"fresas americanas" : En Dios cree mucha gente: en dios..de obispo para arriba(y algunos de abajo)bastantes...
El "problema" es ponerse de acuerdo en "¿que dios? ..Y ademas ..¿Y su dios no cree en nosotros':
Emm


POr cierto: ¿Recibisteis el sms que mando Dios la noche del 24 al 25 de este frio Dicembre?:Yo no...
Cris ha dicho que…
Yo viajo siempre que es posible en tren, y doy fe de que ahí puede pasar casi cualquier cosa.

Por cierto, es uno de mis capítulos favoritos de Futurama.
Lucina ha dicho que…
De fantasias vivimos..
Una historia original y misteriosa.
Me ha gustado.
Felicidades.
Un beso
Marcela ha dicho que…
Me gustaría tener un diálogo así con dios. Racional y lógico.
Un beso grande y felicidades.
Oscar García ha dicho que…
Siento no haber contestado a vuestros comentarios como suelo hacer, pero las fechas me tienen absorbido jeje.

Me alegro de que os haya gustado, y si no os ha gustado, me alegro de que me hayáis leído.

Hay opiniones para todos los gustos respecto de Dios, así que prefiero no entrar en polémicas.

Un abrazo enorme
Mixha ha dicho que…
Una historia muy interesante medio metafísica, pero agrego nuevamente usas muy bien los diálogos, te diría que sería interesante leerte una obra de teatro, muy buena, un beso

Más leídas

Ojos tristes

De recuerdos hundidos

Completar el ciclo