Terapia de choque

La pared en la que escribíamos nuestras vigilias se ha completado; no te culpo, debimos elegir una muralla más larga para plantar nuestro palacio y continuar escribiendo en imaginarias, las noches veladas de cariños y desprecios a partes iguales.

Decir ahora te quiero sería muy fácil, pero me estaría olvidando entonces del lastre que le hemos puesto sobre los hombros a esa expresión; posiblemente la única que podrían gritar al unísono todas las paredes del mundo si pudiesen hablar; una carga demasiado pesada para soportar entre dos. Tal vez por eso quisiste añadir una tercera persona al juego y hacerlo así más emocionante; o más jodido.
Me quema la desazón de tenerte tan cerca pero saberte lejos; a un millón de pensamientos por delante de mi pausado romanticismo; qué le vamos a hacer, soy así. Y sí, ya sé que no tengo remedio, ni lo quiero, porque si de algo estoy orgulloso es de mi entereza y de mis raudos pasos cuando necesito huir, como es el caso.

No sé si te lo habrás planteado, supongo que sí y no te importa; pero lo que ahora pretendes es trastocarme la vida de nuevo; entrar como el huracán que fuiste para hacerme olvidar todo y dedicar hasta el último resto de mí a quererte, a estar contigo sin el más mínimo ápice de interés por cualquier otra cosa distinta de esas cinco letras mil veces pintadas: tú y yo; como ya fue en su día.
No lo tengo claro porque mi mente es un cúmulo de nublos, pero creo que estás siendo un poco egoísta.

Los poemas de amor se marcharon, ya no sirven, son palabras vanas para esta conciencia endurecida por tus avaras manifestaciones de cariño; tengo piel de cocodrilo y lengua de serpiente en forma de bolígrafo con tinta indeleble; así no podrás borrar estos insidiosos pensamientos que te escribo y quizá, algún día te mande. Tendré siempre una prueba irrefutable de que hubo un tiempo en el que no quise tu olor.

Y sin embargo sigo pensando en ti.

Me adoraste, debes admitirlo, demasiado tal vez; por eso gastaste el bote de miel y te empachaste; aunque igual en esto del amor nunca es mucho y aún así acabamos enrobinados al no haber sabido cubrir la superficie de la cadena que nos ataba a distancia; da lo mismo, hubiésemos terminado arrastrándonos con heridas de nuestras frases hirientes y agarrados de la mano para no perdernos.
Reconoce que sorbías de mí con ansia cada minuto, como yo lo hacía de ti; sudabas el cansancio del amor con mucho sexo y nos lo bebíamos para después gemir juntos el inmenso placer de un mar de sábanas arrugadas; y nunca teníamos suficiente.

Si he de serte sincero -total, lo mismo da un poco más- ese huracán del que te he hablado antes fue el viento que me hacía respirar sin ahogarme; sin agujerearme los pulmones con las motas de polvo abrasador que porta ahora el aire con sabor a hiel y azufre presente en todas mis noches de desvelo y palabras vacías, escritas poco a poco en los pequeños espacios que quedan de nuestra pared, en la cual, por cierto, está creciendo hiedra. Aunque todo eso ya lo sabes.
Y escribo, sin ganas eso sí, para no tener que gritar a cada rato tu nombre, no sé si por locura, amor o desprecio.
Los vecinos me odian; y creo que yo a ti también.

Tal vez decirle todo esto a una hoja y ver reflejados en ella los retazos temblorosos de mi miedo sea la terapia que necesita esta raída conciencia para engañarse y creer que todo es agua pasada; pero creo que únicamente sirve para que tu imagen sea aún más perenne.
Y ahora, al dedicarte estos pensamientos mi cabeza me traiciona, se rebela, escarba bajo las más profundas entrañas de mi pozo negro y saca a flote el corto tiempo en que tuve la certidumbre de lo que significaba tenerlo todo. Y en él, cada uno de los momentos grabados a fuego; lacerantemente dulces; dulcemente dolorosos. Miles de ellos, como hormiguitas en fila saliendo de las cavernosas entrañas de la tierra y caminando con un rumbo perfectamente fijado: la imagen que proyectan mis ojos de ti cada vez que los cierro.
Te odio; pero con cariño.

Iré cosiendo los últimos retales de esta carta sin destinatario, que por el momento guardaré con sumo cuidado; supongo que el tiempo dispondrá cuando decida entre quemarla junto al resto de las fotos arrugadas de lágrimas o meterla en un sobre lacrado por un te quiero, y enviártela con la vacía esperanza de que todas las noches embriagadas de ti regresen de los lejanos sueños, esos que a veces me invaden entre pesadilla y pesadilla.

¿Pero por qué miento al papel? De sobra sé que nada más terminar estas líneas me faltará tiempo para ir hasta tu puerta, echarlas por debajo y sentarme en el hueco de la escalera esperando tu llamada.
Aunque me gustaría ser fuerte y seguir odiándote, así al menos mantendría la dignidad a un precio asequible: coraje y dolor compartidos; ocupando un espacio que se me antoja inmenso, pues sólo dolor me desbordaría y únicamente coraje me quemaría.

Demuéstrame que no tengo razón; convénceme de que mi indiferencia es solamente fruto de la rabia que produce tener que arrastrar mi orgullo mutilado por una guerra con un claro perdedor: nosotros. Deja de raspar tus gastados nudillos en la pared del pasillo que recorres cabizbaja y arrepentida; decídete de una vez a plantar cara a la realidad y acércate para que podamos poner punto final a las miradas rencorosas y a los te echo de menos silenciados por la almohada.

Me rindo; has ganado. No puedo soportar más mirarme al espejo y ver el espectro de lo que fui; levantarme todos los días repitiéndome: tengo que olvidarte, pero ya lo haré mañana.
He decidido que prefiero curar las heridas del día a día contigo a no tener ni eso.
Te esperaré.

Y mientras tanto seguiré escribiendo cartas para terminar de desbordar el cajón de ilusiones ficticias.

Comentarios

Ana ha dicho que…
Ay Oscar a mi viene alguien y me escribe algo como esto y vuelvo con el sin dudarlo...Que bonito...
Muchos besos.
Reina ha dicho que…
¿Ves? Casi siempre estoy de acuerdo con Ana, esta vez no. Si alguien me escribe algo tan bonito y no le quiero, seguiré sin quererlo.

En el amor manda él, caprichoso y consentido, maneja sentimientos: amas a quien amas quieras o o y si no, no hay nada que hacer.

Muy buen texto. Besos, Óscar
Mamen ha dicho que…
Nos empeñamos en hacer las cosas difíciles, y no cuidamos el amor.. Tus palabras dicen mucho de un sentimiento hondo y que perdura¡¡¡;))

TE DEJO UN BESOOOOO ENORMEEEE¡¡
Eterna ha dicho que…
A veces de tanto que se quiere, se quiere mal.
Rosa ha dicho que…
Si es que a veces cruzamos esa frágil barrera que separa el amor de la posesión y entonces todo se empieza a poner oscuro.
Besitos.
RaKeL ha dicho que…
una bonita carta de amor...pero...tanto tanto amor...se convierte en locura...y la locura en posible obsesión...
asi q amigo mio...no te me emparanoyes con ella si no te corresponde q en el mundo ai muxas mujeres...jajjajaaa...
mil besitos encerrrados en una burbujaa...jajaja
Beatriz Fernández ha dicho que…
Buff precioso...qué bien sienta escribir cuando algo te estruja el pecho...

saludos!
Gara ha dicho que…
Caprichoso el amor,nos maneja tal cual marioneta, bailando a su son.

Tu escrito me ha recordado a mi..., en fin.

Besos
Marisa ha dicho que…
Oscar que bien expresas el amor y el desamor.
Me quedaré con la frase de tener
la concienciencia endurecida por avaras manifestaciones de cariño.
A veces es necesario endurecerse para poder soportar el dolor de no ser querido.
Me encantó.
Un abrazo.
Maria del Sur ha dicho que…
No es lo que estoy acostumbrada a leer de vos je...

Me gusto, mucho...se nota sincero
por el vaiven de los sentimientos

Siempre me parecio terriblemente angustioso escribirle a un remitente vacio...
no se, no puedo
tengo q saber que si me voy a desnudar sea para algo...

Yo que el que siente eso, me hago un espacio en su atareada agenda y dejo el sobre...
Esther ha dicho que…
Me ha encantado la historia y la pasión que pone el en sus letras pensando en ella, como Ana a mi me vienen con eso y vuelvo tambien.. jaja

besitos
Oscar García ha dicho que…
Para el 14 de Febrero, se organizó un concurso en el que había que escribir una "carta de amor". Yo preferí hacerlo de desamor, pero no gané :/
En cualquier caso me divertí escribiéndola :P


Ana, la verdad es que recibir eso debe ser todo un orgullo para el ego : )

También te doy la razón Reina, realmente en esto no manda la razón, si no el corazón.

A veces nos olvidamos lo importante que es Mamen.

Es cierto Eterna. Es un tira y afloja, si aflojas todo el rato, mal rollo.

Rosa, cuando se convierte en posesión ya no hay amor, si no obsesión.

Eso mismo Rakel, las obsesiones no llegan a ninguna parte.

La inspiración llega desde cualquier parte Beatriz.

Hace lo que quiere con nosotros Gara.

Hay que endurecerse Marisa, es la única forma de sobrevivir.

Escribir al vacío hace que no tengas mucho que decir, pero siempre hay alguien Maria del sur.

Gracias Esther. Pasión la que viene dada :P

Un besazo!!!
Radamanth ha dicho que…
preciosa carta, no ganarias el concurso, pero expusiste el estado por el que pasan muchas personas una vez desgastado el amor, bebido a grandes sorbos, se tenía todo, pero se prefiere arriesgar pensando que la otra persona no tiene porque enterarse, pero tres en una relacion son multitud y asi llegan las decisiones tomadas en momento de frustraciones y se rompe la fragilidad del amor y se encuentran viviendo como desconocidos lamiendose las heridas provocadas por un acto tan vil como habitual hoy en día, a veces poner tierra sobre un error evita sufrir ese lacerante dolor, pero si se entierra tiene que ser a gran profundidad y dentro de una gran caja de hierro para que no pueda salir nunca y herir en momentos de desesperacion. Entre el amor y el odio hay una fina linea que es dificil vislumbrar en que momento se traspasa, pero entre el odio y la indiferencia ese paso es mas grande y hacia ahi es donde se debe tender en amores no correspondidos para dejar de sufrir. Dices que el remitente esta vacio, pero sabes muy bien a quien va dirigida, preciosa carta y sobre todo muy bien escrita... me seguire pasando
Ayla ha dicho que…
Cuando uno ama tanto, se entrega tan a fondo y apuesta su vida en una relación, al llegar al punto que tú has descrito sólo le quedan dos caminos: seguir adelante con la farsa y ser él el único que tire del carro o poner punto final con todo lo que eso supone: olvidar todo lo vivido, anular todo lo sentido y creer que nada de eso ha ocurrido.
Los que hemos querido alguna vez sabemos que es imposible, porque el amor germina unas extrañas raíces que se clavan en el alma y que son imposibles de matar: se llaman recuerdos.
La única forma de intentar cortarlas es envenenarlas con odio, con malos sentimientos, para que cada vez que nos pinchen, sean esas malas sensaciones las que nos vengan a la mente y así nos sea más sencillo abandonarnos al olvido.
Creo que de ahí viene el dicho de que se ama con la misma intensidad cn la que se odia. Y yo creo que es la única forma de supervivencia.
Lo has plasmado de una forma preciosa. Mis felicitaciones, Óscar.
sabrina ha dicho que…
"Te odio pero con cariño" cuantas veces he sentido esto...
esto que escribes es maravilloso....
Gracias por tus lindos posts...
que alegria haber encontrado este siito tan maravilloso...

un besito
Ss Darkangel sS
Belén ha dicho que…
Yo siempre me preguntó qué pasa para pasar a esa desidia, a ese desamor... siempre...

Besicos
Jezabel ha dicho que…
Que chulo Oscar, me ha gustado mucho.
El hombre es el único animal que tropieza nosecuantitas veces en la misma piedra. Hostión.
Besazo
Agua ha dicho que…
Oscar...que decirte...he leido la carta 3 veces porque me ha parecido excepcional! La manera como describes los sentimientos de amor, odio y rencor es inmejorable...cada parrafo se transforma en sentimiento, cada palabra es mas profunda que la anterior...me ha encantado, realmente magnifico! un besazo enorme!!!
Marinel ha dicho que…
Oscar,qué maravilla dolorosa has escrito.
Que renunciar sin hacerlo, que deseo de olvidar recordando a cada paso.
Qué amor que ansía no serlo y está sostenido sobre pilares de imágenes grabadas a fuego en el alma y la piel...
Amor puro y desolado cargado de ilusiones por volver a ser lo que fue...
Precioso de verdad.
Besos.
Lucina ha dicho que…
Oscar,
Escribir de esta manera,
cada palabra se siente..
Es una carta de amor que duele, de fin de sentidos, de recuerdos de las pequeñas cosas que más se extrañanan.
Me has hecho emocionar mucho, y no tengo más palabras,
Simplemente puedo decirte que eres un escritor maravilloso.
Un beso
Nokenicus ha dicho que…
Hola, pasando a saludar y tambien para invitarte a que pases y veas mi blog a ver si encuentras algo de tu agrado y si te gusta intercambiemos enlaces, una suerte de fucionar dendritas o algo asi diria yo,je.
Saludos y hasta la proxima.
Cris ha dicho que…
Me encanta. Lo mejor que he leído últimamente.

Además, me recuerda que debo retirarme a tiempo, antes de que los instintos posesivos empiecen a hacer de las suyas...

Y lo de "te odio con cariño" me ha recordado al "amoricidio" de Rayuela, otra de las mejores historias que he leído.

Besos.
La Rizos ha dicho que…
Me gustó mucho, Oscar. Aunque creo que a veces al amor no hay que darle muchas vueltas, porque se corta y se amarga y empieza a hacernos daño...

De cualquier modo, es un gran texto. Todo el mundo debería escribir alguna vez una carta de amor, aunque sea agridulce como la tuya.
Un besote. Pero pequeño :P
AntWaters Daza ha dicho que…
Hummm, parece que siempre hay alguien más cerebral, en las relaciones; y no es que yo sea un experto en ellas, desde luego, pero se ve, se nota… Ahora bien, igual es su forma de querer. Tampoco yo creo que el amor deba idiotizarnos ni dejar todo a la buena de Jude Law… Puedes controlarlo, hasta cierto punto, del mismo que no puedes evitar sentir algo pero sí puedes evitar decirlo.

Yo creo, y es algo que hemos hablado mucho, que no se debe dejar de vivir mientras esperas a otra persona; ni mucho menos debiera pedírtelo nadie.

Menos mal que todo esto es un relato y nada de esto ocurre, que si no… ¿te imaginas qué mundo? :)

Abrazos en las palabras
L . ha dicho que…
Para conseguir olvidar nos empeñamos en odiar y no nos damos cuenta de que, muchas veces, por mucho que queramos, no podemos ni odiar, ni olvidar. Preciosa la carta.
Un beso.
Clarita ha dicho que…
Preciosa carta, llena de sentimientos contenidos o no tanto!sin duda si yo formara parte del jurado, premio pal nene!!!
La verdad es que es original escribir al desamor en un día para los enamorados y es que es un sentimiento que sigue de cerca al amor, que acecha a cada momento a los enamorados, si todo fuese eterno sería aburrido o tal vez perfecto, pero no sería real!
Un beso enormemente enorme
Lasosita ha dicho que…
Creo que es el texto más hermoso que he leído en toda mi vida. Un trozo de lo que hemos sentido alguna vez todos, ante un desamor, ante un destino incierto de tanto entregado. Desde luego, me dieron ganas de imprimirlo y llevarlo conmigo para releerlo de nuevo, así como hacerlo parte de algo que sentí una vez pero jamás expresado de esa magistral forma.

Y no sé si lo haré... pero vayan de todas formas mis felicitaciones.
Cierto, me adhiero a las opiniones de que jamás dejaría a alguien que me escribiese así, OSCAR!

Un saludo!
lys ha dicho que…
Es sin duda una terapia el escribir en una hoja en blanco y derramar el corazón en forma de letras es algo que todos tendríamos que hacer, para ordenar nuestras prioridades.

Hermosa manera de describir a un corazón atribulado.

Te dejo un beso.
Yurena Guillén ha dicho que…
Pues esta entrada me ha sorprendido Oscar. Te alejas de los temas que dominas a la perfección para sumergirte en un torrente de emociones que siguen a la duda que has planteado desde el inicio del texto. Elegir ese resultado, esa necesidad de arriesgarse, de seguir viviendo es todo un acierto. Es un texto lleno de positividad a pesar del tono nostálgico con el que ha sido escrito. Me gusta este cambio radical en tus posts. besos.
Roxanne ha dicho que…
Demasiados recuerdos... Cuando la necesidad de uno por el otro se hace más fuerte que el amor se terminan destruyendo o separando (por suerte, aunque convalecientes, nosotros nos separamos).

Mucho tiempo estuve con ese "sin embargo sigo pensando en ti"... La cama y las noches vacias son el peor enemigo, uno termina no sabiendo la diferencia entre extrañar o no querer estar solo...

Me voy un poco melancólica... Ya pasará...
Elen ha dicho que…
He leido este texto un par de veces ya. Creo que bien podrían ser las palabras que no escribí en la ultima entrada de mi blog.
Yo también he decidido curar así mis heridas... Probablemente no sea el mejor de los modos, pero lo importante es no pararse.
Estoy con lasosita... un texto hermoso..
Besos.
Estela ha dicho que…
he terminado de leerte y un fuerte suspiro ha salido de mi pecho... impresionante hasta el último momento hasta la última letra... no olvides que odiar es un sentimiento.... un beso muakkkkk
Ana ha dicho que…
¿Qué te digo? Si me he quedado sin palabras... Demasiados sentimientos juntos =(=(
Eso sí, es precioso a su manera :D
Un besito.
Marta ha dicho que…
En la mayoría de tus escritos se pueden encontrar perlitas, esos trozos de texto que me hacen doblar la página de un libro cuando los encuentro. Aquí me he encontrado con dos que me han encantado:

“Tengo piel de cocodrilo y lengua de serpiente en forma de bolígrafo con tinta indeleble”

“Y escribo, sin ganas eso sí, para no tener que gritar a cada rato tu nombre. Los vecinos me odian y creo que yo a ti también”
Menda ha dicho que…
Madre mía.....y si te digo que me pongo en primera persona y me siento tremendamente identificada con el post?

"no te culpo ....decir ahora te quiero sería muy fácil....trastocarme la vida de nuevo....los poemas de amor se marcharon.....tercera persona EN EL juego ................"


genial.....
sabrina ha dicho que…
muchas gracias por tus lindas palabras...
un besito para ti tambien, eres genial!

Ss Darkangel sS
Oscar García ha dicho que…
Radamanth, tampoco tenía muchas esperanzas de ganarlo, pero expresé un sentimiento que todos hemos padecido alguna vez y nunca estaremos exentos de padecerlo, pero forma parte de la vida. Gracias por tus palabras y por tu visita.

Cualquiera de las dos opciones es muy dolorosa Ayla, pero se debe tomar una decisión.

No eres la única Sabrina. Gracias, espero que vuelvas.

Belén, la desidia siempre es producto de la monotonía, y al final acaba en desamor.

Nosecuantitas Jezabel, ya hasta se pierde la cuenta jeje.

Gracias por tus palabras Agua, son sentimientos que uno acaba sintiendo tarde o temprano :P

Hasta el dolor y el odio deben ser recordados para tratar de no volver a caer en ellos Marinel.

Gracias Lucina. Las palabras adecuadas pueden doler mucho más que los actos.

Nokenicus, te rayas. Deja ya el copy/paste y escribe un comentario nuevo, que este es el tercero que me dejas igual.

Es un honor que me digas eso Cris. Siempre hay que tratar de retirarse a tiempo :P

Rizosa, depende de qué amor, y de lo que te aporte, pero a veces sí se debe dar las vueltas que hagan falta : )
Un beso (pequeñito :P )

AntWaters, siempre ocurre, y ese suele ser además el que sale perdiendo : /
Efectivamente, esperar es algo que puede pasar a segundo plano, y mientras tanto vivir.

Es verdad que aunque queramos, a veces no se consigue odiar Lorena.

Gracias Clarita, pero los concursos son así :P

Tampoco creo que sea para tanto Lasosita, pero en cualquier caso haces que se me levante el ánimo y se me alegre el día. Muchas gracias.

Siempre sirve de ayuda y desahogo Lys, yo lo hago muy a menudo :P

Realmente no domino a la perfección ningún tema Yurena, pero trato de hacerlo lo mejor que sé. Estos relatos emocionales a veces sirven como terapia como su propio nombre indica, y surgen solos.

Nunca se deja realmente de pensar en alguien Roxanne, es la condición humana.

Cuando leí la entrada de tu blog me acordé de esta carta Elen, es curioso que hayamos coincidido en expresar sentimientos similares : )

Odiar es un sentimiento tan válido como amar Estela, pero hay que ser muy cuidadoso con la intensidad de tu odio.

Esas dos frases me gustan bastante Marta, pero especialmente me gusta la última del relato.

Menda, bienvenida al club :P yo me identifiqué por un tiempo, aunque no en todo, pero en parte sí.

De nada Sabrina, para eso estamos :P


Un fuerte abrazo a tod@s y gracias.
Nayuribe ha dicho que…
Y es tan difícil mantenerse en pie en esas decisiones... preferimos volver, e intentar hacer que nada pasó, queremos convivir con ese alguien e intentar que funcione, aún perdiendo la dignidad como dices...
Besitos
isbela de merens ha dicho que…
Escrives con un afacilidad de expresion tan bien compuesta hasta me das envidia sana jjjaja.Sigue asi que da gusto leerte
Natacha ha dicho que…
El amor nos vuelve locos, es una adicción incontrolable. Hacemos cosas tan absurdas como mentirnos a nosotros mismos... Poner el cuello para que nos pisen... algo para sentir a la otra persona cerca ... o a su zapato...
Un beso, cielo.
Natacha.
Sabryna ha dicho que…
Que buena idea se apodero de esa mente maravillosa para el concurso, es una pena que no ganaras por que de todos modos hablabas de un amor... pero diferente.
Millones de besos de los que tu sabes!
ALMA ha dicho que…
ufff, no se ue decir,
me emociona cada párrafo, y como tu dices perdóname por ser así...
madre mía....me alegro de ser solo palabras escritas, y aunque no es mi caso tu carta, es impresionante...
no se ni lo que escribo...

mi admiración...

ALMA
Oscar García ha dicho que…
Nayuribe a veces preferimos perder la dignidad... no aprendemos nunca :P

Gracias Isabela, es un placer que me leas.

Somos capaces de lo que sea por eso Natacha, aunque nos pisen como dices.

Bueno, al menos participé Sabryna, y me lo pasé bien.

Gracias Alma, y sí, menos mal que solo son palabras...

Un beso

Más leídas

Ojos tristes

De recuerdos hundidos

Completar el ciclo