Huida hacia ningún lugar

Cientos de voces gritan enloquecidas la histeria de una tradición sangrante, sobre las pisadas marcadas y borradas por el paso de los años, en un suelo encharcado de odio y tortura.
Sus ojos miran en todas direcciones con el corazón bombeando a toda velocidad en un último intento por dotar a su cuerpo de la fuerza suficiente para huir.
Su mente procesa imágenes incomprensibles para él.
¿Qué está ocurriendo?

Las terminaciones nerviosas transmiten a su cerebro impulsos de un sufrimiento atroz, mientras los pulmones se quedan pequeños, resollando cada partícula de oxígeno mezclado de polvo. Incapaz de defenderse, incapaz de suplicar, solamente corre sin descanso; avanza a trompicones, cayendo, levantándose y volviendo a resoplar.
Sus bufidos con lamentos ante tal humillación.
No ataca a pesar de que lo están matando lentamente; con saña. Sólo busca una salida que no existe a través de un amplio campo sin horizonte en el que está llamado a morir.

Desde la lejanía el tumulto se mueve al compás desesperado del terror.
Una danza macabra.
El suelo tiembla de miedo porque una vez más todo se ha vuelto gris, bajo un cielo que hoy no es azul como el resto de los días.

Cada punzada es un paso más hacia la muerte, mientras mil muertes caen sobre su vida, que se escapa lentamente con dolor, lágrimas y más sangre.

No queda dónde dirigir la mirada, no hay salvación y el musculoso e imponente cuerpo queda doblegado e impotente; la resignación es el paso siguiente al dolor y aunque no sabe cómo, sólo desea que todo termine. Sus instintos quieren paz.
¿De qué sirve el coraje ante tal desigualdad?
Sólo hay miedo; oscuridad; gritos; iniquidad.

El tumulto se acerca; sin alma, sin cultura, sin piedad. El suelo tiembla más y entonces su mirada se cruza con la mía un brevísimo instante; el suficiente para marcar a fuego una imagen eterna en mi memoria: sus ojos llenos de amargura, reflejo de una mente ya aturdida y triste por haber venido a un mundo poblado de irracionalidad.
Doy la vuelta y me alejo, con los ojos llenos de lágrimas, reflejo de mi alma entristecida por ser parte de una especie abominable.

Su último resuello se pierde entre los gritos salvajes y las lanzas chorreantes.
El suelo se ha vuelto a teñir de rojo, y en el inmenso charco sobre el que descansa el cuerpo ya sin vida, nadie es capaz de percatarse de que además de sangre, también hay lágrimas de toro.

Comentarios

Ana ha dicho que…
Nunca lo había visto así :S Me parece muy cruel que se trate así a los toros, respetaría que se prohibiesen las corridas, aunque los encierros y el rejoneo me gusten, qué se le va a hacer.
Un besito.
Ana ha dicho que…
Solo puedo aplaudirte...

Muchos besitos.
Marisa ha dicho que…
Parece que no importen
mucho las lágrimas del
toro.

Lo has expresado muy bien.


Besos.
Roxanne ha dicho que…
Es muy triste que esas prácticas todavía estén permitidas, el matar por el gusto mismo de matar, sea cual sea la especie es injustificable, y es más lamentable que eso sirva para la satisfacción de sus expectadores...

Roxanne
Belén ha dicho que…
Ojalá todo el mundo lea esta entrada, la verdad.

Me ha encantado!

Besicos
La Rizos ha dicho que…
Lo que más rabia me da es que por mucho que intentemos abrirle los ojos al mundo, hay gente que nunca verán las corridas de toros y este tipo de prácticas como bestialidades. Tradición española, dicen. Pues si tanto respetan nuestras tradiciones de siempre también podrían practicar el derecho de pernada, las prácticas de la Inquisición y las bodas por conveniencia.

Hay que evolucionar, expandir la mente y los puntos de mira... hacerse más humanos, y no menos.
Deprisa ha dicho que…
No es capaz de ver las lágrimas aquel que solo busca sangre.
Lasosita ha dicho que…
Una verdad, el sufrimiento que se infringe a un animal que no comprende lo que sucede ni porqué...

Esa mirada... nos debería recordar nuestros miedos y nuestra razón.

Parece un relato de terror, y ciertamente lo es, con su agonía.

Saludos, Oscar.
Cris ha dicho que…
Una vergüenza.
Qué bien lo cuentas todo...

Besos!
Clarita ha dicho que…
Estoy contigo hoy más que nunca, espero que tu entrada llegue lejos allá donde pueda ser escuchada por quienes pueden tomar la decisión de seguir con esta masacre o cortarla de una vez!!

Precioso, enorme entrada!!

Un besote enormemente enorme
Nebulina ha dicho que…
Puff le pongo comillas a cada frase.
Bonito nuevo look
Un besazo!
Miguel Dao ha dicho que…
http://las-tiras-de-dao.blogspot.com/

Más leídas

Ojos tristes

De recuerdos hundidos

Completar el ciclo