Ganar o dejarse ganar

La vida le cayó de golpe sobre la espalda con aquel primer azote del hombre que había ayudado a traerlo al mundo; pero no le guardó rencor. El médico lo miró con orgullo y estuvo feliz de que Dios tuviera a bien que hubiese de todo en esta tierra.
Igual luego se vuelve guapo, se decía por la noche mientras se ponía el pijama para dormir. Aunque sabía que no sería así; tenía mucha experiencia en ese tema. Qué va, quien nace feo, vive feo, pensaba luego el hijo puta. Y encima con ese nombre, pa matar a alguien. Nunca olvidaría el tremendo esfuerzo que tuvo que realizar para no descojonarse de risa cuando al preguntar a la madre por el nombre del niño, ésta le soltó sin siquiera un poquito de miramiento: Kevin Cosner de Jesús. Así, como suena. En su cerebro retumbó un tachaaaaan como cuando alguien logra con éxito un truco sorprendente, seguido de unas incontrolables ganas de salir corriendo para entretener sus músculos de alguna forma. Estaba convencido de haber oído bien.

Un niño que nace rodeado de tanta alegría, por feo que sea él y su nombre, estará siempre lleno de alegría.
¿Kevin Cosner? Le preguntaban cuando la curiosidad empezaba a picar demasiado. Sí, por un actor que es muy famoso, decía el pequeño sonriendo. ¿y... de Jesus? Volvían a preguntar como inevitable colofón. ¿No conoces al niño Jesús, gilipollas? Evidente.

También le gritaban feo, en plan insulto, o se lo coreaban en grupos poniendo un tono de villancico, mientras él los miraba impasible, pero algo apenado.
A pesar de que muchos niños eran crueles, el filo de su lengua conseguía que pronto dejase de ser el centro de atención ante nuevas caras; había aprendido a sacar los defectos más ocultos de cualquiera que se cruzase en su camino y adornarlos con toda clase de palabrejas inventadas que le daban aún más credibilidad.
El Kevin Cosner español no quería ser actor, y le importaba poco llegar a ser famoso o rico. Se conformaba con levantarse todos los días y poder respirar el aire de cada estación; incluso el que le provocaba alergia en primavera.
Siempre hay un roto para un descosido, le decía su madre al llegar él a la adolescencia, con tan buena intención como cuando le puso el jodido nombre porque le hacía ilusión. Se refería sin duda a su fealdad y a que llegaría a encontrar una chica acorde con él. Pero yo no estoy descosido, mamá; simplemente soy feo. Sabía que no podía mencionar lo de su nombre, que era casi peor que su cara, porque dañaría a su madre.

Era una simbiosis perfecta; una cosa distraía de la otra: o bien se centraban en su aspecto, o lo hacían en su nombre, pero nunca se cebaban demasiado, pues algo les decía que ya tenía bastante el pobre.
Pero de pobre nada, porque aprendío a sacarle partido a su particular circunstancia y empezó a utilizarlo como arma, esta vez para acercarse a las chicas, con ello por delante, haciéndolas merecer su confianza, su simpatía y, casi siempre algo más.
Ahora sus amigos le decían en plan guasa: Jesús, con Kevin Cosner!!

¿Ves mamá? siempre hay remiendos para los descosidos. Y su madre lo miraba orgullosa, como si lo hubiese tenido todo planeado.
Había nacido con garra, y ella sin duda lo vio desde el principio.

La vida es cruel para todos, sin excepción; pero no merece la pena estar peleado con el mundo.

Ya no era la víctima de una crueldad infantil. Se había hecho respetar con esa sonrisa eterna e imperturbable, convirtiéndose en un pilar básico en su círculo; crecido y madurado sabiendo dar la vuelta a la sartén sin derramar nada en el camino.
Había aprendido que lo bueno hay que encontrarlo, pero para ello es necesario querer buscarlo.

Comentarios

Ana ha dicho que…
¡Qué booooooonito! ^^ Pero, desde luego, el nombre se las trae xDDD Ay, omá... Aunque cosas peores se han visto jeje
Un beso :)
RaKeL ha dicho que…
mmmm....nada nuevo para la sociedad q vivimos hoy en dia...y pensar q cada dia hay mas gentucillaaa...
de toas formas....tendria q ver al niñoo seguro q no es tan feo como lo pintas...todos los niños son wapos...todo depende de los ojos con los q se les miren...jajajaa...lo del nombre...mmmm....creeme la gente no atasca...y por inventar q no kede...yo llego a escuxar cada uno por ai...q no se sabe ni como escribirlo...ajjaaa

por lo demas...un relato entretenidooo...

nos vemos amigo..besitossssss
escritores negros ha dicho que…
Hola:

Hemos visitado tu página y pensamos que podría ser interesante intercambiar banners o enlaces con la nuestra.

Si estás de acuerdo, puedes visitarnos en Escritores Negros (http://escritoresnegros.blogspot.com) o ponerte en contacto con nosotros en escritoresnegros@gmail.com

Un saludo.
La Rizos ha dicho que…
Pues el nombre tiene su cosilla xD

Este tema me toca la fibra sensible, y quizá me siento algo culpable porque yo he sido siempre más de lamentarme por lo que tengo o no tengo, pero no espabilo como Kevin y sigo siendo objeto de burlas, aunque ahora ya no sean las de los compañeros de clase, sino de mi propia autoestima.
Orologiaio ha dicho que…
Una vez que se superan las risas de la infancia, todo cobra un nuevo color... Pero hasta que se superan...
Roxanne ha dicho que…
Como diría Fito "es todo una cuestión de actitud"... y como diría yo "billetera matará galán, pero chamuyo siempre mata billetera"...

Roxanne
Lasosita ha dicho que…
Qué bien!

Por un momento recordé al niño-robot, y me contracturé el cuello de la tensión.
Pero no. Es una verdad que hay gente que no nace con todas las cartas a su favor, pero con las que juega, a veces, si son bien gestionadas... uf, se comen el mundo!


Sí, da para reflexionar...
porque todos tenemos cartas adversas...

Saludos, Oscar!
Belén ha dicho que…
Un ejemplo claro de autoestima.. si es querido en su sitio, qué mas dará lo que piensen los niños!

Besicos
Cemanaca ha dicho que…
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Cemanaca ha dicho que…
hola mi niño.
Aunque un poco tarde, te felicito por tu impresionante nueva imagen.
lo del nombre me da un poco de risa pués es el personaje de una serie de humor por estas islas, jajajaj.
... el final me tranquiliza.

buen finde.
saludos conversos.
Nebulina ha dicho que…
Hay cosas que no hay que buscar para tener. Pero hay que saber como vivir para que te vengan
Un besazo!
Ayla ha dicho que…
Si ya se sabe... "más vale caer en gracia que ser gracioso"... Lo de ser feo o guapo te viene impuesto, pero lo del nombrecito.... esa madre no tiene perdón.
Cris ha dicho que…
Qué bonita moraleja...

Pero vaya tela con el niño... O mejor, con sus padres...

:P

Besitos!!!
Culturajos ha dicho que…
saludos desde bullas. Rosalía me habló del blog y estoy dando un paseo por él. Interesante. Sorprendente la cantidad de textos, yo (Pedro, asocialo con Juana) sólo sabía de algún cuento suelto.

Bueno, solo saludar y darte la enhorabuena Oscar. En culturajos, tienes un blog amigo
meg ha dicho que…
Buen relato, colmenero. Acabo de descubrirte y me encanta.
Joaquin ha dicho que…
Hola qué tal? estuve viendo algunas cosas en tu blog. Trabajo con posicionamiendo web y tengo una propuesta de publicidad : 50 euros cada mes por incertar pequeños links de nuestros anunciantes. Son 50 euros mensuales para cada blog que se registre con nosotros.
Saludos -comunicate-
Gara ha dicho que…
Hola Oscar, cuanto tiempo sin leerte, como siempre tus historias inmejorables.

Buen toque de humor y muy buena moraleja.

Besos
Hermoso, mi querido escritor!
Un poquito de esperanza y optimismo no viene mal!
Marisa ha dicho que…
Plantar cara a la vida,
cuando vienen mal dadas
es lo que queda, creemos
que no se puede con la cruz
que a cada uno le toca llevar,
pero el ser humano cuando
se lo propone resiste.

Una historia muy actual
y estupendamente narrada.

Besiños.
Cemanaca ha dicho que…
Hola mi niño.
Saludarte y desearte buen finde.
Por estos días ando muy corto de tiempo y muy happy-happy-happy.
Ya comentaré como se debe y como te lo mereces.
Saludos conversos.

Más leídas

Ojos tristes

De recuerdos hundidos

Completar el ciclo