Acércate

Ven que te diga unas palabras,
acércate a mi estela taciturna,
embadurna tu cuerpo en mi acuarela,
que haré fluir tu ser, has de saber,
con líneas en delirio, macabras, sin sentido.

Acaríciame al oscuro anochecer,
mientras miro el preciado escaparate,
que tus piernas forman al caer,
y se juntan en un justo desempate.

Desnuda tu cuerpo con fervor,
y serás quien siempre deseaste,
prende de fuego tu timidez,
recordarás esos labios que probaste,
sin más prueba que el adiós que me escuchaste...

Comentarios

Más leídas

Ojos tristes

De recuerdos hundidos

Completar el ciclo