Sueño

Alegre y feliz camino, sintiendo la suave brisa besar mi rostro. Veo el horizonte y casi puedo tocarlo.

Vuelo, vuelo alto y nada me impide llegar hasta donde quiera, donde mi imaginación me lleve.

Cierro los ojos y siento una gran paz y tranquilidad. El cosquilleo de la espuma del mar roza mis tobillos, mientras los rayos del sol calientan mi piel y respiro profundamente la soledad que yo misma deseo.

Paseo sobre hojas en el camino, llanto de los árboles desnudos en otoño. Superficie ambarina y húmeda sobre la que poso mis pies descalza.

Gotas de lluvia golpeando mi cuerpo, deslizando su leve peso por los surcos de mi piel, hasta desaparecer fundidas en mí.

Cruel despertar, que me devuelve al infierno del que deseo escapar.

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
"No es justo vivir así, mi vida es soledad, vacío y opresión" dice ella. 9 años de una vida en una cama, indigno porque debe ser atendida en todas y cada una de sus funciones.

Yo no sería la mano que pare la maquina, pero sería el voto que un dia pare la mía.

Más leídas

Ojos tristes

De recuerdos hundidos

Completar el ciclo