Completar el ciclo

Por fin quietas, como dormidas, las dos hermanas contagiaban la magia de su dulzura insuflando los restos de la vida que se les escapaba porque habían decidido que la vejez es buen momento para irse, siguiendo el mismo rumbo que las unió en una empatía trascendental, y regalando su última sonrisa para despedirse de la misma forma en que habían venido, juntas, iguales.

Comentarios

reformas ha dicho que…
amigo!! debes de poner un post de como utilizar tu blog!! es muy complicado!!
al fondo hay sitio ha dicho que…
Tienes buenos post, lo malo es que se pone lento al navegar ... deberias cambiar de theme. suerte!
Clarita ha dicho que…
Llevaba tanto sin entrar que creo que me va a llevar muuuchos días ponerme al día...jejeje. me encanta volver a leerte!!!un besazo

Más leídas

Ojos tristes

De recuerdos hundidos