Balances y desequilibrios

La suerte no golpea por igual; parece elegir. Es como si hubiese una balanza que debiera estar equilibrada, y un juez imponiendo dosis de ventura o fatalidad para mantener ese equilibrio.
¿Equilibrio universal? Algunos lo consideran invenciones de la mente humana; otros creen fervientemente en ese juez, y lo odian. Pero esta opinión depende del lado de la balanza en el que te encuentres; mirando hacia arriba, a los dichosos; o hacia abajo, por encima del hombro de los desgraciados.

María no miraba. No tenía tiempo para culpar a una autoridad superior de sus días aciagos; cada vez más oscuros.
María se veía a sí misma con el nivel de las arenas movedizas por las rodillas, haciendo esfuerzos para salir y comprobando la desesperación que se siente al hundirse más y más; y ya no recordaba el momento en el que entró en ellas; cuándo pudo caminar sobre tierra firme; ni lo que se sentía. Tampoco tenía tiempo.

Las lágrimas de María se habían convertido en la única vía de escape de su angustia; mirando hacia la ventana mientras esperaba un nuevo lamento del hombre con el que había compartido la vida, postrado ahora en la cama, observándola con gesto de pena e impotencia. Con sus ojos llorosos puestos en el llanto de ella.
Sentimientos compartidos y contagiosos.

En sus manos portaba una notificación en la que le denegaban la ayuda que había solicitado. No tenía fuerzas para volver a leer las razones que le esgrimían. Al fin y al cabo no podría llegar a comprenderlas.
La avalancha crecía conforme avanzaba; arrastrando cuanto encontraba a su paso.

El consuelo se convierte en una utopía cuando se ve tan lejano. Sola frente a todo, soportando a duras penas un peso inmenso sobre su espalda, con las piernas dobladas y el alma aplastada.

María continuaba haciendo esfuerzos, intentando salir a flote y volver a caminar, pero su coraje la hacía luchar para además de salir ella, conseguir sacar toda la carga. Todo o nada.

Y la eterna pregunta: ¿Qué he hecho mal? como heredada genéticamente; como si llevase implícitas las razones de todo mal. Acción y reacción.

Llaman a la puerta, y dos agentes llevan a su único hijo, de quince años, para explicarle que es la segunda vez que lo sorprenden fumando hachis en un parque público, y que aunque es grave, volverán a hacer caso omiso, conscientes de que hay cosas mucho más graves. Y no puede evitar sonreír al comprobar que no todo el viento sopla en contra.
María no entiende de drogas, pero sabe que es otro clavo más en su cruz.
De nuevo llora al ver a su hijo, que parece arrepentido.
Tristeza y necesidad van unidas de la mano cuando las mueve el cariño, o la falta de éste. No importa lo que haya hecho; no le queda más a lo que aferrarse.

Comentarios

Agua ha dicho que…
Que bien que estes de vuelta! se te hechaba de menos... tu historia me ha conmovido... te hace sentir pequeño y ademas ver que los problemas que tiene uno son pequeños comparados con alguien que esta mucho peor. Por eso tenemos todos que salir adelante con los problemas que cada uno acarrea.. porque si no lo hacemos, nos hundimos. Y Maria aunque hundida hasta la cintura, sigue caminando... Besos!
Ana ha dicho que…
Niño...Se te echaba de menos...;)

La historia, como siempre, muy bien contada.

Muchos besitos.
Orologiaio ha dicho que…
María es una superviviente... y estremece.

Welcome back.
La Rizos ha dicho que…
Se te echaba de menos, aunque para variar nos dejas a todos con un nudo en el estómago xD
Será que somos un poco masoquistas, y nos molan tus historias tristes y adridulces :P

Un besote :)
Cris ha dicho que…
Y aunque sí hubieran más cosas a las que aferrarse, su hijo siempre será su hijo. Qué bonita historia, y qué triste...

Besos.
Lasosita ha dicho que…
Cuánto bueno que vuelvas, Oscar!

Permíteme este saludiño...

Un relato con tu sello personal que me siento contenta de leer!

Duro, pero real, con esa ternura dada al personaje que sufre sin poder evitarlo, ni con tiempo para asimilar algo más que no sean las lágrimas!


Estupendo! Más saludos!
Clarita ha dicho que…
Que alegría volver a leerte y con esta historia...como siempre maravillosa aunque ta triste, buff, pero en fin, espero que no deje de ser una historia!;P
Un besote enorme, te dejé un regalito en mi rinconcito!
Cuidate mucho
Castrodorrey ha dicho que…
¡Vaya, hemos cambiado la plantilla eh???...jajaja...amigo mio, donde te metes?
Un abrazo Oscar
Marisa ha dicho que…
Ya echaba de menos tus historias,me alegra volver a leerte.

Tienes mucha razón, hay gente que no sale nunca de las arenas novedizas y
otras por el contrario saben muy
bien nadar y guardar la ropa.

Hasta siempre.

Biquiños.
Marisa ha dicho que…
Este comentario ha sido eliminado por el autor.

Más leídas

Ojos tristes

De recuerdos hundidos

Completar el ciclo